El sueño del cliente era el órgano principal Marcussen de la Sint-Laurenskerk de Róterdam. La caja que diseñamos es una adaptación de la de este órgano a un instrumento doméstico. La consola fue cuidadosamente replicada, y el resultado es casi idéntico al original. Este órgano de diseño exclusivo tiene todo lo que le falta al instrumento real. Está equipado con todo tipo de prestaciones, como registros de memoria (setzers) con tiradores motorizados que se mueven automáticamente según la combinación elegida. Los teclados están dispuestos en ángulo para ofrecer una experiencia de interpretación más ergonómica. La amplia caja del órgano resulta ideal para equipar el instrumento con el mejor sistema de audio profesional.